3 Estrategias de Inteligencia Emocional para lograr tus metas en el 2021

¿Cómo establecer metas y lograr tus propósitos? Es sin duda una de las preguntas que más se debaten en un consultorio psicológico, entendiendo que cada proceso comienza con el establecimiento de metas, así como cada año lo iniciamos con unos propósitos de cambio.

El 2021 es un año que además hemos emprendido con sentimientos encontrados entre el miedo y la esperanza, entre el duelo y la gratitud, entre la debilidad y la resiliencia, en medio de una pandemia que ha afectado todos los ámbitos de nuestra vida personal, profesional, social y financiera.

Ahora, ¿Cómo hablar de planes? Cuando precisamente una de las cosas que nos ha enseñado la pandemia es a no dar sentado ningún plan futuro. Pues bien, he aquí el terreno fértil en el que deposito estas semillas de inteligencia emocional.

Como tal vez hemos escuchado, la teoría de la inteligencia emocional de Daniel Goleman, propone 5 áreas de habilidades o competencias: Autoconciencia, Autorregulación, Motivación, Empatía y Habilidades sociales.

Ya sabemos que para lograr nuestros propósitos el primer paso es establecer metas realistas, medibles y alcanzables. Así, desde la perspectiva de la Inteligencia Emocional propondré 3 pasos:

  1. ¡Toma la decisión!, es decir, muévete de la zona de confort en la que te encuentras. Pero ese momento empieza hoy, si tienes un propósito, una vez que determinas la meta, comienza a desarrollar las acciones que te acercan su cumplimiento hoy mismo, no digas mañana empiezo. Aquí la autoconciencia juega un papel fundamental, porque necesitarás hacerte consciente de tus debilidades, para saber cuidarte de ellas y valorar tus fortalezas, para apoyarte en ellas. Luego de eso, confía en tu poder personal para lograr lo que te has propuesto y aléjate de los auto saboteos. Pregunta clave: ¿Cómo me siento?
  2. ¡Fluye! La especie humana ha sobrevivido por su capacidad de adaptación a los cambios. Será necesario que seas consciente de aquello que puedes controlar y aquello escapa de tu control, de lo contrario el estrés podría jugarte una mala pasada. La habilidad a desarrollar en este punto es tu autorregulación, con lo cual necesitas permanentemente escoger la emoción adecuada para hacer frente a las situaciones que se te presenten. Pregunta clave: ¿Qué elijo hacer con esto que siento?
  3. ¡Enfócate! Una vez elegida la meta y el curso de acción, conociendo con qué cuento para lograrlo, el reto siguiente es mantenerte la motivación, permanecer enfocado, cuidado con las múltiples distracciones que te alejan del manejo adecuado del tiempo y te dejan dando vuelta en las excusas y procrastinando el avance. Asume la responsabilidad de las acciones, bota a la víctima de tu habitación interior, esa que te hace permanentemente sufrir las terribles consecuencias del caos mundial. Pregunta clave: ¿Qué me centra y qué me descentra?

Estas 3 habilidades corresponden al ámbito intrapersonal, sin dejar de reconocer que la práctica de nuestras habilidades interpersonales tiene un papel muy importante, creo que necesitamos aprender a gestionar primeramente nuestro mundo emocional interior para poder luego entrar en el terreno de la interacción inteligente con otros, pero esa será tarea de otro encuentro.

Lic. Norelis Alvarez León | Psicóloga Clínica, Especialista en Dinámica de Grupos | CGEDI

Leave a Comment

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.